Información de los libros de
Louis Cattiaux










 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Símbolo

02/44. Cuando el símbolo es una realidad, es imposible descubrirlo sin la ayuda de Dios.

15/20. La moral es una barrera y la ascesis es un parapeto. La ley es un dique y los ritos son una guía. Los sacramentos son un memento, los símbolos son imágenes elocuentes y los libros santos enseñan la vía, pero la ciencia de Dios lo anula todo porque lo supera todo.

21/55. Algunos prosiguen en secreto la búsqueda de Dios más allá de los símbolos y de las figuras, porque tienen sed de la realidad que se ve, que se toca y que se come ¿?Quién podría reprenderlos y quién osaría excluirlos de la Iglesia universal del Señor sapientísimo?

22/74. Los religiosos y los creyentes han acabado confundiendo la realidad viva de Dios con los símbolos y las figuras históricas que la velan, lo que les sumerge en la idolatría sin que se den cuenta. "¿?Quién es culpable? ¿?El que hace bri­llar la verdad de Dios o los que no la reciben?"

24/33. Ni los creyentes ni los ateos sospe­chan que existe la ciencia de Dios oculta tras los símbolos, los escritos y las figuras de la religiones reveladas. Los que creen en ella intentan apropiársela por la astucia y la violencia. Algunos la piden a Dios en su corazón y apenas uno o dos la obtienen en el siglo.

24/43. La decadencia de las religiones y de las iniciaciones proviene de que los guardianes, los creyentes y los buscado­res toman los símbolos , las figuras y los ritos por el misterio mismo, cuando de hecho no son más que sus imágenes y sus recuerdos.

25/52. El que posee el espíritu de vida condensado en la sangre rutilante del Salvador celeste identifica los símbolos , las personas y los ritos en la única verdad de vida.

27/07. Dejemos a los creyentes orgullosos que quieren aleccionar a los demás y que se creen automáticamente salvados por las fórmulas y por los símbolos de su reli­gión, que confunden estúpidamente con la realidad viva del don de Dios.

34/54. No adoraremos las figuras humanas, ni las figuras animales, ni los símbolos , ni las imágenes, que están aquí para rememo­rar los misterios divinos, pero que no son nada por sí mismos.

36/13. Los más instruidos entre los estu­diantes de las santas y sabias Escri­turas interpretan los misterios divinos como los símbolos de la renovación espi­ritual del hombre extraviado en este mundo. ¿Cuántos entre ellos comprenden que estos santos misterios describen también la regeneración corporal del hombre crucificado aquí abajo?

37/48. Hay que decirlo y repetirlo: la revelación más auténtica, la más precisa y la más realizada del misterio de vida y de la salvación de Dios se encuentra en los libros conocidos de los profetas de Dios y en los libros desconocidos de los sabios de Dios ¿?No es nuestra religión un símbolo vivo del misterio oculto en todos los tiempos? ¿Es que ya no lo vemos? ¿Es que ya no lo oímos?

40/16. Muchos pastores tienen buena volun­tad, pero han perdido la sal de la sabi­duría, y los más instruidos entre ellos ya no la conocen más que por símbo­los y de oídas, sin saber de qué se trata en verdad.