Información de los libros de
Louis Cattiaux







 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Perla

01/ 57'. La perla está oculta en el abismo y el sol mora en la perla.

02/ 73'. Bajo la bestia, el Dios secreto, y en el barro, la perla oculta .

15/ 70". Por un sabio juicio de Dios, es como los brutos y los impíos pisotean las perlas de su corona, y los astutos y los codiciosos no pueden verlas en el barro donde están ocultas aquí abajo.

18/ 31'. Habiendo renunciado al barro de afuera, mi Señor me dio una perla; habiendo renunciado a la perla, me ofreció un diamante; habiendo renunciado al diamante, me presentó un rubí; pero como yo no alargaba la mano codiciosamente, se dio él mismo y yo comí a mi Bienamado con prudencia para no morir de su gran perfección. “¡Oh, sabor único del viviente de eternidad!”

22/ 13. Si alguien no os dice que una obra es bella, y si varios no os afirman que tiene valor, permanecéis estúpidos y ciegos ante ella, dais la espalda a la joya y vilipendiáis al artista, como esos cerdos que hollan las perlas y desgarran a los imprudentes que se las ofrecen.

27/39. Un día, Dios dirá a los cerdos: No tiréis perlas a los hombres?, ya que se habrán puesto ellos mismos por debajo de las bestias.

37/31'. Entraremos en el corazón de nuestras Escrituras reveladas a fin de encontrar la perla oculta, en lugar de flotar sobre ellas y encallarnos en el mundo profano.

38/15'. ¡Cuán sabiamente nos reconduce el Señor Dios al barro y a la lía del mundo, donde está oculta la perla prometida a su amor! ¡Oh, milagro de la verdadera sabiduría que se ríe de los orgullosos y de los triunfantes que dominan aquí abajo!

29/48. Charles, llamado Zou, canta como un pájaro y ama como un loco. ¿No lo rociará el Señor con su preciosa lluvia de perlas y rubíes? “El musa y encuentra.”