Información de los libros de
Louis Cattiaux







 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Elementos

02/72'. La reunión de los cuatro elementos forma la quinta esencia, raíz de la luna y el sol.

03/25 y 26. El nacimiento y la muerte, la acción y el reposo, la luz y las tinieblas, la unión y la separación, provienen del movimiento de los cuatro que producen los cambios del mundo.

El reposo de Dios se establece en la pureza cuando los elementos están unidos en perfecto equilibrio.

04/ 25'. Antes del comienzo todo permanecía en el reposo de las duras tinieblas de la muerte.

El fuego, al despertarse en el agua, ordenó el caos, y los cuatro elementos engendraron el

espíritu vivo del Univer­so

05/49'. Los cuatro elementos forman el alfabeto con el que Dios enseña a los hombres clarividentes.

18/30. El verdadero sabio es como un niño pequeño que sigue la naturaleza divina y que se hace obedecer por los elementos , sin sorprenderse en absoluto por ello.

20/46. La Providencia de Dios se manifiesta preferentemente por mediación de los creyentes de buena voluntad; pero puede excepcionalmente actuar por medio de los espíritus o incluso directamente combi­nando los elementos primordiales.

37/03. La sabiduría de Dios es un juego de los elementos naturales. La sabiduría del mundo es un juego del espíri­tu del hombre.

23/64. La mezcla de los elementos que forma las combinaciones múltiples de la crea­ción, es como la mezcla de cartas de la baraja, que forma las combinaciones múltiples del juego: los elementos vuel­ven a la masa y son después combinados de nuevo, como las cartas de juego vuelven al mazo y son redistribuidas sin aumento ni disminución real, pues no existe ganancia ni pérdida para el inmutable que ES.