L. Cattiaux, "El juicio mágico" (detalle)




Información de los libros de
Louis Cattiaux







 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Reflexiones sobre la física y la metafísica de la pintura

DON

El don es como la suma de una búsqueda particular, acumulada durante ciclos de vidas encarnadas. Es inalienable. La inspiración es como la gracia, movediza y muy inestable. Puede aparecer y desaparecer sin motivo aparente.

Ese don, junto con la gracia y el amor manteniéndose en la libertad del ser interior, es lo que permite comunicar sin esfuerzo con el Universo sensible e inteligente que llamamos Dios.

Cuando la voluntad intenta forzar la expresión y el orgullo exige el primer puesto -una cosa nunca va sin la otra- se amputa la sensibilidad o se la destruye y sólo se logra caricaturizar el talento con grandes penas y tormentos. El maligno también ha surgido de Dios, pero perdió la gracia y el amor por la ignorancia del orgullo. Tanto se hace el ángel como la bestia, a fin de que todos puedan aplaudirle al menos una vez.

Nunca se pierde completamente el don inicial, es más bien la gracia que, tras abandonar al artista, hace que el don permanezca dormido o escondido a causa de su voluntad de aislarse.

Basta un abandono sincero, una verdadera gratuidad, una ruptura de los resortes del ego, para que al circular la gracia de nuevo, el don reaparezca en todo su asombroso esplendor. Así, la imaginación y la inteligencia no pueden disociarse de la gracia y del amor, so pena de muerte fraccionada.

Para la obra creativa, el artista que tiende inconscientemente hacia el absoluto divino debe conservar y conciliar en él los atributos de la divinidad y las cualidades de Dios.