Información de los libros de
Louis Cattiaux










 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Dios

04/48. Dios es como un fuego fijo y seco, oculto en un fuego movedizo y húmedo. Quien lo descubre posee el dominio de la vida.

10/59'. Dios es como el agua que reúne los universos y como el fuego que los madura.

05/21'. Dios es como un tesoro soterrado que pisoteamos y como un secreto oculto en la lluvia que cae sobre nuestras cabezas.

03/61'. No hay más diferencia entre las dos caras de Dios , que la que existe entre la piedra y la piedra, mas una es oscura y la otra brilla magníficamente.

26/24-28. Dios no es una abstracción delirante del espíritu humano, como podrían hacer creer las descripciones de ciertos cre­yentes. Es una realidad viva que se ve, que se siente, que se palpa, que se saborea y que da la vida imperecedera. ¿No es suficiente y maravilloso? Alguien ha dicho: "Nadie ha visto nunca a Dios ", pero nosotros decimos: "Todos ven a Dios cada día pero nadie le reconoce". ¡Oh, estupor de la evidencia brillante que nadie ve! ¡Oh, humor demasiado cruel del Perfecto que resplandece! ¡Oh, estu­pidez maldita de nuestra orgullosa mali­cia que nos ciega totalmente! Sólo la evidencia de la vida no se ve ni se cree aquí abajo. Es cierto que la evidencia de la muerte no se entiende mejor. Incluso los sencillos ya no ven ni adoran al Señor de vida. ¿Quién nos enviará un misionero salvaje para convertirnos a la evidencia y al amor del Altísimo? Todo lo que decimos de Dios y todo lo que pensamos de él es falso. Sólo lo que Dios es y sólo lo que Dios hace es verdadero. Los que se representan a Dios a su imagen son totalmente ciegos e ignorantes. Vanamente recrean en la tierra lo que les deslumbre en el cielo. Dios no es una hipótesis, es una nube incandescente, es una piedra translúcida, es una realidad viva para siempre. Ninguna imagen podría darnos una idea de la belleza viva del único Esplendor celeste. Hay imbéciles que intentan demostrar con palabras la existencia o la no existencia de Dios . Es, ciertamente, lo más divertido del mundo, o lo más triste. ¿Cómo se puede demostrar el agua a los peces, si no es sacándolos de ella momentáneamente? Y ¿cómo se puede demostrar la luz a los hombres, si no es sumergiéndolos por un tiempo en las tinieblas?