Información de los libros de
Louis Cattiaux







 
Disminuir tamaño texto Aumentar tamaño texto    Version imprimible
Artista

22/27. ¡Que el es­píritu del artis­ta sea tan alto como las estre­llas y que su vida sea tan humilde como el polvo!

22/31. El artista , el creyente, el santo, el sabio, es el que se ele­va hasta la be­lleza iluminativa de la creación libe­rada de su ganga de muerte.

22/33. El artista verdadero sólo conoce la tierra y el cielo; la ciencia, la moral y la política de los hombres le aburren y le ma­tan.

03/ 100. Dar forma a la naturaleza es lo propio de Dios. Destruir la apariencia es la obra de los locos y, algunas veces, la de los sabios. Imitar los procedimientos naturales es el trabajo del artista . Remedar los aspectos del mundo es la locura del ignorante.

04/32. Amigo de Dios, instruido en su obra. Consagrado a Dios, que le busca en sí mismo. Artista , que hace aparecer la natu­rale­za santa [.]

16/46. Los grandes sabios, los grandes santos y los grandes artistas son ejem­plos maravillosos que no deben desanimar­nos a jugar nuestra pequeña partida personal, pues están aquí como ejemplos y como guías hacia la perfección que todos podemos alcanzar por la sencillez y la pureza de las operaciones de nues­tros corazones.

38/58''. Los inteligentes y los imbéciles se han juntado para ridiculizar las artes del mundo y el ARTE de Dios, envilecidas por los incapaces, en lugar de rechazar a esos incapaces y exami­nar las artes que les son pro­pues­tas por los verdaderos artis­tas y por los verda­deros profetas de Dios.